Cirurgía refractiva

Cirugia refractiva: el adios a las gafas y lentes de contacto

La cirugía refractiva es un conjunto de procedimientos quirúrgicos que modifican la anatomía del ojo, eliminando definitivamente los defectos refractivos de la miopía, hipermetropía y astigmatismo para que no sea necesario el uso de gafas o lentes de contacto.

¿Qué es la miopía?

La miopía consiste en un error de enfoque visual que causa dificultad para ver los objetos distantes, mientras que los objetos cercanos son percibidos sin ningún tipo de problema. El ojo de las personas que sufren este problema enfoca la imagen delante de la retina y no directamente sobre ella, por lo que la percepción de dicha imagen no es nítida.

¿Qué es la hipermetropía?

La hipermetropía es un error de enfoque visual que provoca una visión borrosa e incómoda de cerca, aunque a partir de cierta edad (aproximadamente 50 años), también se ven mal los objetos lejanos. En el caso de la hipermetropía, la imagen se enfoca detrás de la retina y no directamente sobre ella.

¿Qué es el astigmatismo?

El astigmatismo tiene su origen en el hecho de que la córnea no presenta la misma curvatura en todas sus zonas. La luz incide en varios puntos o ejes, provocando visión borrosa y distorsionada. La anomalía en la estructura de la córnea, responsable del astigmatismo, suele estar determinada genéticamente o bien haber sido provocada por otras causas, tales como traumatismos o intervenciones quirúrgicas. Puede presentarse solo o asociado con miopía e hipermetropía.

TRATAMIENTO

El objetivo de la cirugía refractiva es conseguir una independencia total de las gafas o lentes de contacto, mejorando la calidad de vida y funcionalidad del paciente.

En la actualidad, la corrección de la mayoría de defectos refractivos se realiza mediante LÁSER EXCIMER, técnica rápida y precisa para corregir problemas visuales como la miopía, hipermetropía o astigmatismo. Se caracteriza por su elevada eficacia, seguridad y predictibilidad. El láser realiza una ablación en las capas profundas de la córnea, restableciendo su curvatura normal. Al devolverle su capacidad para enfocar perfectamente la imagen en la retina, se evita el tener que poner otras lentes, ya que el ojo trabaja correctamente por sí solo.

En los casos con defectos refractivos muy altos, o no candidatos a cirugía láser por las características propias del ojo, existen otras técnicas alternativas como son el IMPLANTE DE LENTES INTRAOCULARES FÁQUICAS (tipo ICL®), donde mediante una sencilla cirugía, se introduce, en el polo anterior del ojo, una lente de material sintético, especialmente diseñada para la corrección del defecto refractivo.

Es importante entender que la cirugía refractiva es un procedimiento personalizado que requiere un estudio oftalmológico minucioso previo, determinando la forma y funcionalidad del globo ocular del paciente. Existen unos criterios de selección muy rigurosos que hacen que se excluyan defectos refractivos no estables o bien problemas oculares asociados.

comparteix / comparte

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn